Carlino

El síndrome braquicefálico

Somos especialistas en carlino, bulldog francés, bulldog inglés o bóxer.

En este artículo, Ana Carrascosa, veterinaria del Grupo nos explica qué es el famoso síndrome braquicefálico, cuáles son las consecuencias, su diagnóstico y tratamiento.

El síndrome braquicefalico es una afección que consiste en la combinación de anormalidades que afectan a aquellas razas que presentan un cráneo ancho y la cara y la nariz achatada como puede ser el bulldog francés, Carlino, bulldog inglés, pequinés, shitzu, entre otros, en el caso de los perros o el persa en el caso de los gatos. Las principales anormalidades que presentan son la elongación del paladar blando, la estenosis de las narinas y la eversión de los sáculos laríngeos, además de la estenosis o alteración de la tráquea.

Paladar elongado en Bulldog Francés

El paladar blando está tan elongado en estos perros y gatos que su extremo sobrepasa hacia las vías respiratorias interfiriendo en el paso del aire a la tráquea y los pulmones y, por esto, tienen ese ronquido tan característico.

La estenosis de las narinas, que son los oficios nasales, consiste en una malformación de estas siendo muy estrechas y llegando incluso a colapsar durante la inhalación haciendo que el aire no pueda entrar por la nariz.

Al tener esta estenosis de las narinas y el paladar tan elongado, el esfuerzo inspiratorio que tienen que hacer es mucho mayor por lo que los sáculos cambian de posición y ¡a tráquea se estenosis, dificultando aún más el paso del aire por las vías respiratorias.

Consecuencias clínicas de este síndrome:

Como consecuencia de estas alteraciones anatómicas, vamos a encontrar una dificultad respiratoria, concretamente inspiratoria, marcada en mayor o menor medida en función del grado de las alteraciones de cada individuo. Esta la vamos a advertir como estridores/estertores, que son ruidos que hace el aire al pasar por las vías respiratorias con dificultad, llegando a provocar cianosis o síncopes en los casos más graves e intolerancia al ejercicio en diferente medida en casos menos graves por la falta de oxigenación.

Además, encontraremos síntomas digestivos como vómitos debido a esta elongación del paladar blando que puede causar náuseas y a alteraciones morfológicas a nivel del estómago e intestino.

Diagnóstico:

En primer lugar, el veterinario hará una aproximación diagnóstica en base a la reseña y anamnesis del paciente, acompañada de una exploración física en la que tiene gran importancia la observación de sus características faciales y respiratorias.

Posteriormente, podrá valorar el grado de afectación a nivel traqueal mediante un estudio radiológico de tórax.

Para poder valorar correctamente el grado de elongación del paladar blando y la funcionalidad de la laringe, es necesario realizar una exploración visual bajo anestesia general ya que es necesario acceder a la glotis y laringe del pequeño.

Tratamiento:

El único tratamiento eficaz para resolver definitivamente este problema es la cirugía múltiple,  una vez que el paciente ha alcanzado su tamaño adulto, que consiste en la remodelación de las narinas, estafilectomia o palatoplastia y, en caso de que sea necesario, remodelación y/o lateralización y/o escisión de parte de los cartílagos laríngeos. 

Resultado de cirugía de paladar blando

Podemos llevar a cabo una serie de medidas para mejorar la calidad de vida de estos animales y prevenir complicaciones derivadas de este síndrome como pueden ser:

  • Procurar mantener temperaturas suaves.
  • Control de peso evitando el sobrepeso.
  • Evitar sobreesfuerzos

El pronóstico es muy favorable en animales jóvenes que son tratados quirúrgicamente ya que se reduce significativamente su dificultad respiratoria. En pacientes en los que este síndrome ha evolucionado mucho el pronóstico puede llegar a ser reservado por el riesgo de colapso laríngeo.

Cirugía de paladar blando

Leave a Comment